Casa Olivares desde 1807

 

Nuestros clientes y amigos escriben sobre la Fiesta de la Vendimia y la Matanza

Cuando escribíamos ”Tras los pasos de Ernest Hemingway”  descubrimos unas costumbre, tradiciones y unos formas de vida,  que nos intrigaron y lo investigamos, una de estas, fue la vendimia en  El Molar, fue como descubrimos este pueblo madrileño, sus gentes y sus fiestas.

La Familia Olivares nos recibo, y nos acogió como si fuéramos unos mas de ellos, nos invitaron a su fiesta,  Nunca habíamos vendimiado, ni pisado uvas, nunca antes,
habíamos visto una matanza típica española , en nuestro libro de texto de la Escuela Oficial de Idiomas “Canterbury English” hemos acordado incluir vuestra fiesta, Como fiesta típica española. Muchisimas gracias por vuestra generosidad y para poder enseñar a nuestros lectores y alumnos un lugar, unas costumbres, y una familia como la vuestra
Richard y James Clarke
 

-*-*-*-*-

Un e-mail he de mandar
a mi amiga Mary Olivares
y cómo poder resaltar
¡Oh! qué placer recordar
cuál de los muchos manjares
con que nos obsequiaron a raudales
nos satisfizo a rabiar.
Y de la compañía ni hablar,
que todos los comparsantes
amigos y familiares
de la familia Olivares
son dignos de disfrutar.
Animo! Antonio y Mary
que nunca se ha de olvidar
el por qué de vendimiar
con la FAMILIA OLIVARES.
Un fuerte abrazo
. Mª Carmen y Pablo.
 

-*-*-*-*-

Hace tres años que tengo el placer de asistir a la fiesta de la Vendimia que desde hace no se cuanto tiempo la familia Olivares se esmera en agasajar a sus amigos.
Que se puede decir que no hayan dicho las innumerable personas que llevan muchos años asistiendo a tal evento.
Lo que veo es que existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices por la simple casualidad de haberse cruzado en nuestro camino. Algunas recorren el camino a nuestro lado, viendo muchas lunas pasar, más otras apenas vemos entre un paso y otro.
A todas las llamamos amigos y hay muchas clases de ellos, pero la familia Olivares es de una raza especial que nos enorgullece el llamarlos amigos

Un abrazo y hasta el próximo año.

Pablo M. Martínez
 

-*-*-*-*-

Podríamos sentirnos orgullosos de haber ganado el campeonato de mus de la Vendimia por segundo año (algunos lo envidiarían) y lo estamos. Pero lo estamos mucho más de sentirnos amigos de una familia como la vuestra, que año tras año, el primer martes de octubre," tira la casa por la ventana" para que sus amigos pasen un día inolvidable.
La amistad, alegría sana y buen ambiente que sabéis crear, tanto vosotros, como los que día a día trabajan ahí, hacen que una fecha como esa sea inolvidable. Han sido un montón de horas en compañía de tanta y tan buena gente que se hacen cortas por lo bien que lo hemos pasado.
Estamos seguros, que dentro de muchos años, nuestros nietos seguirán acudiendo a la fiesta de la Vendimia y Matanza de los Olivares y dirán que sus abuelos lo pasaban tan bien como ellos.
Vendimia, pisada de la uva, comida, mus, copas, baile, pisada de la uva, comida, copas, baile, así sin parar, y siempre en buena armonía y con ganas de que la fiesta no acabe son difíciles de olvidar.
Gracias por un día como este.
Un fuerte abrazo
Fernando & Carlos
 

-*-*-*-*-

Yo quiero felicitaros , por vuestra fiesta de la Vendimia, como años anteriores.
Pero permíteme este año, romper una lanza ,por uno, que seguro que no necesita que se rompan por el. Es Casimiro ( tu jefe de cocina de la bodega) yo le conocía, de años anteriores , pero nunca me fije en el, este año fue distinto, nada mas llegar a la barra de la terraza le vi guisando y preparando los ingredientes de la matanza ,que durante todo el día íbamos a degustar. Eran las 12.30 de la mañana, no se movió, ni un minuto de la cocina, no creo que comiera (no lo vi) y tampoco ceno , de eso doy fe, le estuve observando. Cuando me fui a las 3 de la madrugada aun seguía en la cocina. Te pregunte y me contasteis , que llevaba desde el domingo preparando todo, que se habían dado 784 comidas y 281 cenas , mas la cantidad de gente que solo vino a picotear de la matanza ,en las barras.
Que la cocina del restaurante, también colabora, en la preparación de los guisos, sino seria imposible, conseguir, dar de comer a tanta gente .
Yo no los vi, ¡ Perdonarme los del restaurante! pero si vi a CASIMIRO y a su ayudante
y deguste platos preparados por ellos y este es mi criterio este año sobre la cocina.
La fabada de 10
Las patatas guisadas otro 10
Las manitas ¿ se puede dar mas del 10? Por que yo, las daría mas puntuación
El resto de los platos de la matanza , el servicio y l a organización 10
Antonio te digo ¡¡ mejor imposible!! felicita a todos, Cocineros, ayudantes, sobre todo a Casimiro.

Manolo Cerro
 

-*-*-*-*-

Fiesta que se sale de lo común,  23 horas bien programadas
Para trabajar, comer, beber y divertirse
Que mas podemos pedir a un típico día , de campo en España
Salvador Serra
México
 

-*-*-*-*-

¡ Hola Familia!
Como comienzo y para dejar el año 2000 cerrado, queremos manifestar:
"LA FAMILIA OLIVARES", es una de las Familias mas C.......S, que hay en toda la zona Norte de Madrid y todas sus zonas colindantes y no solo por el nombre de "OLIVARES" que por si solo ya tiene un pedazo de montón de Categoría y de bien Hacer, si no por el conjunto de los componentes familiares, tanto masculinos como y aquí está - las Feminas y mas aun todos los que les rodean en el el conjunto de cocina,bar etc. Esta fiesta debe encajarse en el concepto de "GLOBAL", siendo éste término en la actualidad el que puede tratarse de "GLOBALIZACION " a nivel de zona o región. La composición de la Familia está encabezada por el "ABUELO" que es una institución denominada por los mas entendidos y amigos del lugar como " GOFOR ONE", seguido por la ESPOSA que le mantiene con un cariño especial y continua el descendiente mayor y sonriente "ANTONIO" con una característica especial de un buen cachondo pero en bueno.... lo cual le hace estar en plena forma y siempre en pie de guerra, debido a la Señora "Rubia" que conoce bien las Relaciones Públicas y como ayudarle para se encuentre dinámico y al pie del cañón, y luego están los soportes de los dos hijos, la hija mayor y primera, es una niña encantadora, amable simpática y con un buen hacer las cosas por que la fama y casa de Olivares no decaiga, en cuanto a chico que ya va siguiendo los pasos de su padre, le ves al frente
de la operación de continuo, aunque alguna vez pueda estar en un lugar de distracción y urdir el lugar para atender algunas obligaciones de otra casa y ver televisión en casa ajena etc. etc... y que con el bien llevar de las cosas seguirán la tradición de la Respetable Casa "OLIVARES", que seguirá por muchos años ya que tienen el compromiso con su familia , amigos y conocidos hacer pasar días buenos como el llamado la fiesta de la "VENDIMIA Y MATANZA", que nosotros no hemos conocido en ningún otro lugar mas que aquí en ésta GRAN CASA. donde Beber y Comer hasta saciar, pisar la UVA y después Cantar - Bailar y Compartir con los amigos en una muy buena ARMONIA y hasta que el cuerpo aguante La Fiesta se puede titular como una de las de mas "SOLERA", "AFECTUOSA" Y "AGUSTO", de la que te da gana y gusto de gritar .. que se repita rápidamente otra.
Esperamos y así lo deseamos que DIOS les dé mucha SALUD a toda la FAMILIA, para que puedan continuar ofreciendo esta maravilloso Festejo y Diversión Gloriosa a todos por muchos AÑOS.
" Dios salve a la FAMILIA OLIVARES Y SUS COLABORADORES, y os decimos hasta el próximo año, estos amigos que os quieren de veras." ¡ AUPA Y ADELANTE ! - SOIS LOS MEJORES -
Los 4 que no os olvidan........
Manolo, Dani, Pauli y Deivi,
 

-*-*-*-*-

"This is my second year and I love it! The fun and comaraderie are great! The Olivares dressed in the old-fashioned clothes make me feel as though I have stepped into a chapter of 'El Quijote'! This is just how I have always imagined the Venta to be! 'Dancing the grapes' is a wonderful excuse to dance all afternoon without worrying about having a partner or knowing how to dance. The clumsier we are, the harder we stomp on the grapes. We are all conspiring partners in making a wine we will enjoy throughout the upcoming year with our friends, old and new. During the year, it is such fun to go eat at Olivares and recognize friends you made at the Vendimia, just like the patrons of the Venta en Cervantes' classic! I wouldn't miss it for the world!"
"Este es mi segundo año y ¡me encanta! La juerga y el compañerismo son ¡fantásticos! Los Olivares, con sus trajes típicos de la época, me hacen sentir como si entrara en un capítulo del 'El Quijote'. Es justo como siempre imaginé que sería la Venta. 'Bailar las uvas' es una excusa maravillosa para bailar toda la tarde sin preocuparse si uno tiene pareja o saber cómo bailar. Cuanto más patosos más fuerte pisamos las uvas. Somos compañeros conspirando para hacer un vino que disfrutaremos a lo largo del año siguiente con nuestros amigos, nuevos y antiguos. Durante el año, resulta divertido ir a comer a Olivares y reconocer a los amigos que has hecho en la Vendimia, igualito que los comensales de la Venta en el clásico de Cervantes. ¡No me lo perdería por nada del mundo!"
Christine, la americana
 

-*-*-*-*-

Nunca en toda mi vida, me había hecho nadie, levantar tan temprano para una fiesta, ni menos para trabajar. Pero mi amiga Carmen, me había hablado tan bien, del día de Vendimia en El Molar y
prometía ser tan perfecto, que a las 6 de la mañana, desperté a mi marido y le dije que se levantara que tenia que llevarme a un pueblo a vendimiar, me dijo que estaba loca.
Tenia razón fue mi día de locura, a mis 63 años volví a sentir que podía con todo, conocí gente encantadora , baile como una loca,  comí como una loca, no bebí como tal, porque soy abstemia,
pero no se necesita beber para estar alegre y ser feliz, en vuestra compañía
Os doy la gracias Antonio, Mary y familia, por permitir a Carmen que me invitara a conoceros y desde este momento ser uno mas de vosotros aunque como dijo mi marido, un poco loca.
Gracias de todo corazón
Elena Arribas
(desde ahora, la loca, de la vendimia)
 

-*-*-*-*-

Día de campo Inimaginable, e incontable, si no se presencia y se participa en vivo y en directo, desde el principio, hasta el final,
Enrik Olmos
(Venezuela)
 

-*-*-*-*-

Susana Bello a Fernando Olivares de la Morena ¡Hola Fernando ! Buenos dias señores, pasen a esta barrita ( ya estaba el tirando las cañas de cerveza para invitarnos) que es la de los amigos. Siempre que ivamos a su Casa nos recibia con su sonrrisa y sus invitaciones en su Famoso RIncon de Fernado como dice su dicho “ Si eres amigo sirvete, sino lo eres sirvete que ya lo eres “ yo al principio no entendia lo que ese plato decia el me lo esplico con estas palabras “ todo el mundo que entra en mi casa es mi amigo sino lo era antes lo es ahora “ tenia razon cuando le conocias y te hablaba de sus vivencias ¡ infinitas ! Diriamos de la guerra, de la posguerra, de su epoca dorada del cine al lado de tantos y tantos hombres y mujeres que ha conocido ja de sus e s sabip t h¿ Como siempre, año tras año, la familia Olivares, me invitaba a su famosa fiesta de la vendimia y matanza que se celebra el primer martes del mes de octubre, pero ese día, siempre me surgía algún problema, y no podía acompañarles en ese magnifico día en el campo. Cuando unos días después regresaba, a comer o cenar, me contaban todo, me enseñaban las fotos y se me caía la baba al ver como toda esa gente se lo pasaba tan estupendamente en casa de mis amigos. Pero este año, me decidí. Tenía que presenciar esa fiesta de principio a fin. A las siete y media del martes 3 de Octubre, y sin que nada me lo impidiera, como había pasado anteriormente, aparqué mi pequeño vehículo delante de la puerta del Restaurante. Estaba loca de contenta, apagué mi teléfono móvil, iba a estar un día sin él, no me lo creía, y con mis deportivas, mis vaqueros y un buen jersey que me guardara del frío de la mañana, entré en el bar. Allí, Fernando, el hijo de Mari y de Antonio, me puso mi primer café y unos sabrosos churros recién hechos por él mismo. Al poco tiempo de estar en la barra comenzó a entrar gente, muchos de ellos por no decir la mayoría eran extranjeros y enseguida entró Antonio saludando a todo el mundo y presentándonos para que fuéramos entablando amistad. Algunos de ellos ya lo habían hecho otros años y según nos disponíamos a comer las sopas de leche (por cierto, exquisitas) hablaban de que este año no había venido Pamela, una amiga de la casa que todos los años vendimia con varias amigas también de las Islas Barbados, como ella. Lo que yo ignoraba es que las sopas de leche se comen en una especie de sartén muy grande, te dan una cuchara y te dicen "cucharada y paso atrás". Aquello me empezaba a gustar; el día, pensé, empieza muy bien. Terminamos y subimos en el tractor de Vitin, en medio de unos bidones negros para echar las uvas. Allí íbamos todos con algunos de los señores que contratan para tan entretenido trabajo, todos ellos muy majos.
Camino de baches, tierra, brincos y saltos, nosotros dentro del remolque del tractor, por el camino claro y enseguida llegamos al campo donde están los majuelos, cerca del río. Recogimos un montón de kilos de uvas.
Cerca de las 11:00 de la mañana, oímos los cohetes que anunciaban el regreso de los invitados al Bodegón.
Llegamos enseguida, el camino de regreso se hizo mas corto, no sé por qué. Al llegar al Bodegón ya había gente, y entre unos y otros se disputaban el matar al cerdo. Enrique y Casimiro me miraban extrañados, debía de ser por mi cara de asombro al oír aquellas palabras. Vi un banco en el suelo y a lo lejos en el camino de arriba, cuatro hombres con un cerdo y agarrándole con un gancho debajo de la boca. Los gritos del animal se oían más que los cohetes y enseguida lo pusieron en el banco y le mataron, creo que como se hacía antiguamente. Esa parte no me pareció muy bien, pues la verdad, no lo había visto en mi vida, por lo que entré en el Bodegón para tomar un vino. Cuando salí un poco después, el guarro, como lo llaman, ya estaba abierto y colgado, guardaron la sangre y comenzaron a preparar las migas para el aperitivo.
Sobre la una, llegaba ya más gente y comenzamos a comer migas, un plato verdaderamente exquisito y más con las uvas recién cortadas.
Se acercaba la hora de la comida y Antonio y Sandra llegaron muy típicos, vestidos de campesinos de la época de sus antepasados. Todavía había poca gente y Antonio me contó que antiguamente se mataban los cerdos para pagar los jornales de los vendimiadores y así tenían comida para varios meses. Enseguida llega Mari acompañada de una magnifica y encantadora señora a la que todos llaman Tita, tal vez por su nombre o por el encanto especial que tiene. Mari, cámara en mano, comienza a hacer fotos a todo el mundo, y yo me senté a descansar un rato y poco duró mi descanso, pues según llegaba la gente me la iban presentando.
Me presentó a una señora argentina la mar de simpática, y a otras, creo que americanas, una de ellas la esposa de Carlos (el señor que ganó al mus). También conocí a Camacho, el famoso árbitro de fútbol, a una amiga de Mari, también rubia y muy atractiva, que acudió con su marido, los dos muy elegantes. Enseguida llega un grupo de mucha gente y pronto me presentaron a Pascualin, antiguo amigo de la casa y un gran hombre, y a todas sus amigas. Conocí a 'los chicos de Loreal', como se los conoce en la familia Olivares, Jesús, Alberto y Pepe, y creo que Jesús quería bailar la bomba con Antonio. La pena es que tuvo que irse antes del baile. Los que no se fueron y me lo pase genial con ellos fueron David y Daniel, que venían con el jefe y con otro señor, grandes personas y además divertidos y derrochando simpatía por los cuatro costados. Había un señor que no paraba de hablar, se llama Carlos, y es inventor, estaba con los chicos de La Caixa y creo que por sus caras no se aburrían con él.
Me toco comer en la mesa de La Cofradía, donde Javier, Alfredo, el canijo y Ovi me prestaron su cordial compañía junto con los de Alicante, también estaba Alfredo (otro) aunque hablaba poco, pues estaba intrigado en como funcionaba la cámara de vídeo que Mari le había dejado.
Degusté todos los manjares, incluida la sangre del cerdo, siguiendo con las patatas guisadas que había preparado Felix, algo exquisito. pero lo que mas me sorprendió fue que de postre nos ponían fabada asturiana hecha por Casimiro.
Conocí también a Manolo Montero y a las personas que venían con él, gente estupenda, Marqués, Andrés el corto, Ignacio, Pepe y entre ellos el tímido Carlos, un buen relaciones publicas derrochando una gran simpatía con su cuello subido y su gorrita, genial de humor.
Una bella mujer, Llanos, además atractiva, que junto con Pamela (la de las Islas) forman una pareja genial.
Llega alguien a quien toda la familia Olivares va a saludar. Después me enteré de quienes eran, una pareja divina, que creo es medalla de oro en la vendimia y que no falta ningún año, son Mª Carmen y Pablo.
Un nombre que me hizo bastante gracia fue el de 'Pepe el feo', y el de 'Gaitero', después supe por qué.
Encontré gente de varias Embajadas, entre ellas la Americana, guiados como dicen, por la simpática Pilar
Por fin termina la comida, empieza el mus y la pisada de la uva. Había dos orquestas para no parar de bailar. Seguía llegando gente y comencé a observar a la familia con los invitados; había varias parejas y a Mari, por lo que vi, le hizo ilusión charlar con Susana. Otra de las parejas, que a Sandra se le nota que quiere, y que no recuerde el nombre, pero sé que a él le llama 'Calvorota'.
Inflada de comida y sin apenas poder moverme decidir dar vueltas a ver si aquel manjar bajaba y cual no sería mi admiración cuando vi al pequeño Antonio, zapatillas en mano, dispuesto a pisar todo aquel montón de kilos de uva que habían tirado al suelo. La juerga estaba servida y se pisaba la uva y se bailaba. Todos colaboraban con el vino del próximo año. Algo que me gustó fue un gran ramo de rosas rojas que le regaló a Mari, un señor que se llama Toñin.
Toñi la señora de Alicante se lo pasaba en grande bailando y pisando la uva, como mi amiga Pili, que también era su primer año.
La tarde se iba marchando al igual que algunos de los invitados. Se fue la gente del Aguila, la de Carrefour, y algunas empresas más, pero seguía llegando gente, entre ellos dos hombres muy altos, creo que son Felipe y Jaime, aunque este último fue como la visita del medico. Llegó también Pedro, un señor con perilla, y antiguo amigo de la familia.
Había muchísima gente de los cuarteles de la guardia civil de los alrededores, de la comandancia, gente del pueblo, amigos como Maxi y Juanita, Loli y Eusebio, Zamorano y Ana, Lola y Juliana (las vecinas del restaurante), Paco, que este año fue con Inés y Pepe, gente muy divertida. Lo que de veras me gustó fue ver a los alcaldes de los pueblos de alrededor en una magnifica armonía: Yolanda, Pepe, Mariano y también Pepa, que según me contaron es diputada por el PP y una señora que se ha ganado a pulso el llegar donde ha llegado y que es prima de Mari y Antonio, y que no falta ningún año junto con sus hermanas, maridos y primos, y pude comprobar lo mucho que se quieren y la armonía que hay entre ellos.
Quien no paró de bailar desde que llegó, fue Cristi, (creo que también es del pueblo), estaba con dos hermanas que son Carmen y Rosi, y otras chicas que son de la familia Mingo, también del pueblo y por cierto, me dijeron que todas eran hermanas y además muy guapas.
Había un hombre que, aunque pequeño, no paró de bailar, Carmelo, junto con Pedro el fonta, y los demás del grupo, que de entre ellos el que tampoco se sentaba era Manolo, un hombre ya algo menos joven, sevillano y muy graciosillo.
Tuchi y Sandra se echaron un buen baile, aunque no dejo en el olvido las sevillanas que se marcaron nuestras anfitrionas.
Un señor muy simpático al que llaman Tito con su mujer, Rosi.
Luis Fernando, desmadrado ya en la famosa pisada de medianoche, incluso se despojó de la camisa y los zapatos.
Entre el ir y venir de la gente, el tirar a unos y a otros, me reí un montón, cuando vi a Juanjo con Sandra en brazos para tirarla a la uva; ella se salvó, pero el cayó como el primero, junto con su compañero Jorge, el cual también cayó calzado.
Los que no hubo que tirar, que entran solos, fueron Paco y Ana, también asiduos desde hace bastantes años.
Llegó el Canario y compañía, Concha y sus amigas, que por cierto me parecieron encantadoras, los amigos de Fernandito , y no podía faltar en este jolgorio la gente de la casa, Juani, la ayudante de la familia en las tareas de la oficina, acompañada de su hermana, según se comentaba es el último año que pisa estando soltera, pues se casa en diciembre, y no quería perdérsela.
Entre unas cosas y otras se entregaron los trofeos de mus : Carlos y Fernando, como campeones, y Felipe y Eugenio, subcampeones.
Sé que se me olvida mucha gente, y al igual que hablo de todos estos no me pude quedar con todos los nombres pero son tan encantadores como los mencionados. Siendo el primer año ha sido magnifico conocerlos y poder compartir un gran día con todos ellos.
Todos seguimos bailando y pasándolo bomba y como todo el mundo dice, hasta el año que viene, la próxima, a la que me gustaría volver y poder de nuevo saludar a toda esa magnifica gente y dar de nuevo la enhorabuena a la FAMILIA OLIVARES.
 

-*-*-*-*-

 

Casa Olivares  |  casaolivares@grupoolivares.com